"Un muchacho difícil"

Política 08 de marzo de 2018 Por
Así lo ven sus pares en la Cámara de Diputados. Las declaraciones de la semana pasada sobre el aborto enojaron, y mucho, al resto de los integrantes del bloque de Unidad Ciudadana, compuesto por 22 miembros.
mdipalma

Un autodidacta ingobernable que no calla nada, dice lo que piensa y como lo piensa, y encima es un foco de atracción para los medios. Así es Marcos Di Palma. Combo demasiado explosivo para un kirchnerismo que hace de la disciplina partidaria una bandera y que se incomoda al extremo cuando alguien “de adentro” juega por la suyas sin pedir permiso.

La brutal frase recibió de inmediato una andanada de críticas desde todos los sectores, abortistas y anteabortistas, opositores y oficialistas. Y fue una verdadera bomba hacia el interior del bloque al que responde Di Palma y el conducido por la ultra K Florencia Saintout. En la bancada, la mayoría de las opiniones se inclina en favor del aborto, pero más allá de ello molestó la manera de decirlo, y que el diputado se corte solo a hacer declaraciones a la prensa.

En ese contexto, en los últimos días surgieron varias versiones que recorren los pasillos de la Legislatura y que hablan de un posible alejamiento de Di Palma de Unidad Ciudadana. Desde el bloque no piensan echarlo, aunque sí se ensayaría alguna reprimenda. No obstante, algunos compañeros de banca llegan a decir “ojalá se vaya”. Y hay quienes sostienen que desde el propio bloque harían algunas maniobras para empujar a esa decisión. 

El pasado domingo, en el programa Debo Decir, que conduce Luis Novaresio por América, “Marquitos” confesó que su propia esposa lo había reprendido fuertemente por la expresión contra el aborto. Pero en ese mismo envío, el diputado contó otra anécdota que lo pinta de cuerpo entero y que pinta además con mucha claridad su relación con el espacio al que pertenece.